Volver

Portada de Fábrica de cuentos.Jesús Ángel.

Fábrica de cuentos, segundo volumen.

Tras el éxito de nuestra Fábrica de cuentos, continuamos recopilando cuentos de diversos autores para compilar diez volúmenes en total. En este segundo siguientes cuentos:

  1. Eva te escucha.
  2. La carta.
  3. Retrato de un asesino.
  4. La declaración indagatoria.
  5. La esfera.
  6. El beso de África.
  7. Cumpleaños feliz.
  8. León Guerrero.
  9. La aparición.
  10. Delicias humanas.
  11. Descubriendo el nuevo mundo.
  12. Sólo un amigo.
  13. Por ahí vienen.
  14. El Tiki.
  15. Lo que queda de ti.
  16. Gracia en el Oeste.
  17. Hasta el próximo viernes.
  18. Diana y Magec.
NOTA.- La portada no será la que se muestra, que es la del primer volumen. Próximamente la cambiaremos.


-oOo-


Fábrica de cuentos, volumen 2:

Tras el éxito inicial nos animamos a completar hasta diez volúmenes, que son estos:

  1. Volumen 1: cuentos de diverso género, de hasta dos mil palabras cada uno.
  2. Volumen 2: similar al anterior. Es este volumen.
  3. Volumen 3: Cuentos románticos, hasta 4000 palabras cada uno.
  4. Volumen 4: Ciudadeshasta 4500 palabras cada uno.
  5. Volumen 5: Fantasíahasta 5000 palabras cada uno.
  6. Volumen 6: Tengo miedo, hasta 6000 palabras cada uno.
  7. Volumen 7: Historia, hasta 7000 palabras cada uno.
  8. Volumen 8: Ciencia ficción, hasta 8000 palabras cada uno.
  9. Volumen 9: Humor, hasta 2000 palabras cada uno.
  10. Volumen 10: Biografía, hasta 2000 palabras cada uno.
En cada volumen ofrecemos uno de los cuentos a modo de extracto:



Gracia en el Oeste
Hans Satori

Vinieron a por él. Mientras trabajaba la tierra los vio venir. Tenía el rifle en el carro, y no le darían tiempo a cogerlo. Él nunca despreciaba a su enemigo. Ninguno es lo suficiente tonto ni lento para que salgas airoso de su juego siempre. Pero sentía su cuchillo en el cinto, y el peso de su revolver en su funda, al otro lado. Nunca se desprendía de ellos, ni cuando dormía, pues su tierra estaba llena de serpientes y otras sabandijas.

Cuando vio que ellos tomaban el rifle, se dejó caer al suelo. Ellos apuntaban a donde le habían visto apenas un segundo antes, pero ahora ¡parecía que la tierra se lo había tragado! Primero se acercaron al carro y ¡Bang!, oyeron al arma ladrar desde lo alto de un árbol mientras quedaban dos, porque uno de ellos yacía en el suelo con el cráneo reventado. Rodearon el árbol, pero sólo uno lo hizo del todo: cuando se dirigió a su compañero, lo vio con un cuchillo de monte cruzándole desde la garganta hasta la nuca. Había muerto sin hacer ningún ruido.

El tercer hombre alzó las manos mientras tiraba sus armas al suelo:

—¡Me rindo! —Dijo.

Pero el agricultor ya no estaba en el árbol, sino que se había deslizado desde la rama al suelo en menos de un segundo y ya apoyaba la boca del revólver contra la base del cráneo del superviviente.

—¿Quién eres?

—Ya lo sabes. Mr. Ellis te quiere muerto.

—Creo que no —dijo mientras le golpeaba el cráneo con la culata del revólver.

Cuando volvió en si ya era de noche. El agricultor ahora estaba frente a él.

—Lárgate, Jed —le dijo. —Vístete y lárgate. Sal del estado porque Mr. Ellis y su hijo acaban de ser asesinados con tu pistola. ¿No te pagaron lo que te debían? Un sujeto vestido con tus ropas se les acercó y vació tu revólver contra ellos dos. No falló ni un solo tiro. Te están buscando, Jed. Corre, muchacho, corre. Salva tu vida. Pero ya sabes por qué estás aún vivo: tú tenías que matar a los Ellis. Por lo menos oficialmente.

—oOo—

La diligencia llegó con dos horas de retraso. Ward Bond era un experto conductor y había tomado refugio a la sombra del cañón, para desesperación de sus pasajeros. Él había tenido muchos de ellos y aún tendría muchos más, pero nunca había tenido un tiro de caballos como estos. Por eso no había discusión posible con el conductor de la diligencia: lo tomabas o lo dejabas, y dejarlo allí, con un desierto entre ti  y el único lugar civilizado, no era posible. Porque el bueno de Ward no se desharía en la siguiente posta de sus caballos, no. Las bestias pastaron y descansaron de once de la mañana a cinco de la tarde, mientras el sol abrasador e inmisericorde se cebaba en la llanura en la que desembocaba el cañón de Miles, Miles Creek. Cuando él consideró que la sombra de los cactus ya era lo suficientemente larga, Bond dio tres tiros al aire, la señal convenida que indicaba a sus pasajeros que tenían diez minutos para ocupar sus asientos en la diligencia. Cinco minutos más tarde disparó dos veces. Y con un único tiro al aire inició la etapa de las últimas diez millas hasta Miles Town.

De la diligencia se bajaron varias personas. La última en hacerlo, con mucha timidez, pero con una gracia inusitada en el pueblo, fue una mujer menuda y delgada, de aspecto triste y atuendo negro, muy amplio. Ella miró en todas direcciones, sin saber qué hacer. Mr. Bond había dejado sus maletas en el suelo y se había llevado la diligencia, dejándole a ella en el centro del pueblo, en el cruce de las dos calles más anchas, aunque igual de embarradas que las demás.

—Buen hombre, —dijo al primero que vio, que salía de tomarse un whisky en la cantina del pueblo, —¿me haría usted el favor de llevar mi equipaje? Le pagaré.

El hombre volvió a atar la brida de su caballo al poste, y tocándose el ala de su sombrero, se presentó con la característica cortesía del hombre rudo que no suele tratar con seres del otro sexo:

—Con mucho gusto, señora, ¿Se quedará usted en el hotel?

—Sí, hoy sí.

—Sam Butler, para servirla, señora.

—Muchas gracias, Mr. Butler. Yo soy Grace Ellis.

En ese momento Sam, que acaba de echarse sobre el hombro una de las maletas y había tomado la otra por su asa y la tenía ya en el aire, se quedó paralizado, como si le acabara de morder una serpiente venenosa. Se diría que lo habían clavado en el suelo como si fuera un poste de las cercas de ganado. Pero tras unos segundos de intenso silencio, se repuso:

—Mucho gusto en conocerla, Miss Ellis. Somos vecinos. Si necesita usted algo no dude en decírmelo, sea de día o de noche. Lamento mucho lo de su pérdida.

—Muchas gracias, señor. La verdad es que les conocía poco. —Pero Sam ya había iniciado el camino hacia el hotel.

Le subió las maletas hasta su habitación del primer piso y cuando vio que ella ya estaba instalada, volvió a su modesta hacienda, no sin antes expresarle de nuevo su buena disposición y sus condolencias.

Una semana después Sam volvió al pueblo y vio que aún se encontraba allí Miss Ellis, sin saber qué hacer.

—Mire usted, Mr. Butler —le dijo, —no sé por qué nadie quiere trabajar para mí, y yo no entiendo nada de ranchos.

—Miss Ellis, perdóneme la sinceridad, pero su tío no trató bien a sus convecinos. Se rodeó de rufianes, y uno de ellos, Jed Arnolds, lo asesinó y huyó del estado. Cuando su tío y su primo de usted desaparecieron, los trabajadores se fueron y los guardaespaldas de su tío se mataron entre ellos. Es un terreno maldito. Yo que usted lo vendería y me establecería en otra parte más civilizada, señora.

—¡Ay, en todas partes es lo mismo, Mr. Butler! Este es un sitio tan bueno como otro cualquiera, pero la diferencia es que aquí hay una tierra que es mía.

Esta reacción tan viva impresionó a Sam, viniendo de una mujer tan menuda y aparentemente tan poquita cosa. Pero su determinación le impactó.

—Señorita, si quiere usted la puedo llevar a su hacienda esta tarde, cuando haya cargado mi carro con las cosas que vine a buscar. La podría aconsejar también, si usted me permite que le aconseje sobre las cosas de su rancho.

Grace Ellis quedó reconocida a Sam por sus palabras, en realidad las únicas de bienvenida que había tenido desde que había llegado al pueblo. Sí, su tío debía haber sido un bicho. Y ella recogía su herencia, la buena y la mala. Desde que había llegado todos le aconsejaban que vendiese y se fuera: el alcalde, el doctor, el herrero... Incluso algunos de ellos le habían ofrecido por su rancho más dinero del que había visto ella en toda su vida. Pero no tomaría una decisión hasta ver su herencia.

Cuando llegaron al Rancho Ellis, Sam tomó su rifle y mató a dos gatos monteses y una serpiente. Revisó la casa cuidadosamente y ahuyentó a dos zorros que se habían refugiado allí. Aquella gentuza que trabajaba para Ellis había dejado las puertas abiertas y las alimañas se habían colado por allí.

Entre los dos adecentaron la casa y Sam reparó las puertas y ventanas.

—¿Sabe usted disparar, Miss Ellis?

—Nunca tuve un arma de fuego en las manos —dijo cohibida.

—Bueno, ahora tendrá usted que aprender. El que dispara más rápido y da en el blanco vive más por estos andurriales. Pero no tema, yo le enseñaré y le ayudaré.

—Por favor, Mr. Butler, no se vaya.

—Señorita, yo tengo mi propia granja que atender.

—Dijo usted que éramos vecinos. ¿Dónde están sus tierras?

—Mire usted: desde allí —dijo señalando un punto en el horizonte —hasta allí —indicó el opuesto. —Todo eso es ahora suyo, Miss Ellis. Todo, excepto un kilómetro cuadrado, el que hay entre aquellos dos árboles.

—¡Pero eso parte mis tierras por la mitad!

—No exactamente, Miss Ellis. Digamos que mi granja es una isla dentro de su rancho, que la rodea totalmente.

—Me sorprende que mi tío no se la comprara.

—Me hizo muchas ofertas, sí. Pero esa tierra la trabajó mi padre muchos años, y cuando murió yo seguí trabajándolas hasta que un buen día su tío de usted fue comprando todas las granjas de mis vecinos para hacer este rancho tan grande que le ha dejado a usted. Fui el único que se negó a vender, porque la tierra es algo más de lo que se ve: es el trabajo de dos generaciones, y aún mis hijos la trabajarán cuando yo no esté.

—¿Tiene usted hijos o esposa, Mr. Butler?

—No, Miss Ellis, pero eso no va a ser siempre así.

Ambos vecinos se hicieron muy amigos. Inseparables. Él le trajo un equipo de vaqueros  de otra ciudad, y con el tiempo se hicieron novios, se casaron y tuvieron los hijos que trabajarían todas las tierras que alcanzaba la vista desde ambas casas.

Ellis quiso quedarse con lo mío por las malas, se dijo a sí mismo cuando contemplaba al sobrino nieto de su enemigo, Sam Butler Junior, pero al final he sido yo quien se ha quedado con lo suyo por las buenas. Es lo justo.

Años después Sam murió en su cama, llevándose su secreto a la tumba, un incidente del salvaje oeste.

Miles Creek, a siete de agosto de 2014.


Si te apetece leer todas las historias de este libro, puedes conseguirlo en Amazon por €1.


Volver