Actualizado el 13 de enero de 2017, a las 03:02
Volver

Portada de Fábrica de cuentos: BiografíaJesús Ángel.

Fábrica de cuentos, 10º volumen: Biografía.

Este es el último volumen de nuestra antología Fábrica de cuentos, dedicado a relatos biográficos. Si el humor se nos hizo difícil, la biografía se nos ha complicado un poco más, y por eso hemos excedido el plazo de presentación de este volumen.

Pero hemos conseguido un libro bastante notable, con historias que tratan sobre doce personas diferentes, reales o ficticias, pero todas verosímiles, contadas con mucho arte de convicción, pues es sabido que nada más inverosímil que la realidad misma. 

Si observáis la portada, os encontraréis con cuatro personajes que han hecho historia. Abajo a la derecha están los retratos que muestran cómo se cree que eran William Shakespeare (abajo) y Miguel de Cervantes Saavedra (sobre el anterior), cuyos cuartos centenarios se acaban de celebrar en 2016. A su derecha figura un retrato real de Kate Chopin, modelo de escritora reivindicativa que no es muy conocida hoy en día, pero no por ello desmerece de leerse. En nuestro artículo, Kate & Emily, se explica por qué. Y arriba a la derecha está el gran olvidado de la historia, aunque a él le debemos la corriente eléctrica que nos llega a casa, entre otras muchas cosas: Nikola Tesla, inventor de origen serbio, colaborador por un tiempo de Tomás Alva Édison, que sí conocemos todos.

Como siempre, os incluyo un cuento al final de esta presentación, a modo de muestra de nuestro libro.


Índice


Introducción.
  1. El hombre que hizo el indio, de Jesús Ángel.
  2. La inconclusa historia de Ernest Everth Justo, de Jorge G. R. Ciruelos Casabayó.
  3. Al maestro, de XoElen Ruiz.
  4. La vida es un regalo, de María Orgaz Bueno.
  5. El Rey Jaime, de Hans Satori.
  6. Kate & Emily, de Jack Crane.
  7. Miguelillo, Miguel y yo, de Sidi Amete Benengelí.
  8. Guillermo el cómico, de John Doe.
  9. El presente es vuestro, pero el futuro es mío, de Gema Gimeno Giménez.
  10. El poeta de barro, de Ricardo Corazón de León.
  11. Parecía una persona normal, de Isabelle Lebais.
Nota bibliográfica.


    El cuento que os brindo como muestra es sobre un personaje que siempre me ha fascinado, un guitarrista sudamericano que cultivó la perfección y el sentimiento durante toda su vida, además de otras cosas que os contaré en este cuento.


    El hombre que hizo el indio

    por Jesús Ángel.



    El tema elegido es fácil de rellenar, dirá el lector, porque son legión los hombres, y las mujeres también, que han hecho el indio a través de la historia.

    No se vea en mis palabras ninguna desaproba­ción o descrédito para los naturales de aquel gigante país, la Unión India, país que elegí, por cierto, para el arranque de una de las novelas de las que estoy más orgulloso de haber escrito, La cronista, que re­comendaría leer a quienes quieran saborear mi lite­ratura en su estado más puro, les guste o no la ciencia ficción, ya que ese género es, con mucha frecuencia, el laboratorio en que se ponen a prueba muchas de las teorías e ideas contemporáneas del autor, como fue en mi caso. En el momento de publicar este cuento aún se puede leer gratuitamente en mi web, por cierto, pues es el libro del mes.

    Guitarrista paraguayo.Pero no, no contiene este cuento biográfico ninguna crítica a los indios ni a la India, sino que mi propósito es hablar de un hombre que sí que hizo el indio durante parte de su vida, porque, como muchos americanos, se creía heredero de aquellos a los que sus antepasados de él asesinaron y desproveyeron de sus derechos civiles, en caso de que los tuvieran, porque en la Edad Antigua en que se encontraban los indios del actual Paraguay no se habían escrito aún los Derechos Humanos que se definieron y aprobaron en otro sitio de América, Nueva York, en 1948.

    Fue nuestro hombre un niño muy musical, que probó el estudio y ejercicio del arpa, la flauta y el violín, hasta que más tarde se decidió por el instrumento que le iba a marcar su vida y la de muchos de su entorno, la guitarra, entonces apodada española, aunque las razones aducidas para ello no resistan el análisis histórico. De nombre Agustín, renunció durante un tiempo al mismo, y se puso Nitsuga o Nítsuga, que es Agustín al revés, inventando así un nombre muy exótico y apellidándolo con el de Mangoré, un cacique guaraní del siglo 16. Pero Agustín, cuyo apellido real era Barrios, llegó mucho más allá: él daba sus conciertos vestido a la usanza de los indios guaraníes, tal cual se recordaban. Su música no por ello dejaba de ser magia pura, pero el hombre quería romper con la tradición española de su pueblo, y para ello adoptó la de los guaraníes, al menos durante cinco años, hasta que alguien le convenció de que no por hacer el indio su música iba a ser mejor o peor, y sin embargo a muchos de los que pagarían la entrada por ir a verle tocar eso les suponía un inconveniente serio a la hora de ir a escucharle en persona.

    ¿Qué diremos de su música? Es, simplemente, maravillosa. Recuerdo que cuando yo estudiaba en el conservatorio me hicieron estudiar su trémolo Una limosna, por amor de Dios, que es celestial, y no porque lleve el nombre de Dios en el título, sino porque pone el vello de punta. Uno de mis profesores, Bonifacio Bermejo, me contó la historia de esa pieza, que la hace aún más digna: estaba el guitarrista en casa cuando oyó unos golpes en la puerta. Abrió y vio que se trataba de un menesteroso, que le pedía una limosna. No tenía gran cosa que darle, pero le invitó a compartir lo que tenía, además de algo de comer: su música. Parecida anécdota se cuenta de otro guitarrista, español, Francisco Tárrega. Pero lo que hace único a Barrios fue que él tomó, a cambio, algo de aquel menesteroso: el ritmo de su toque en la puerta, y lo hizo el ritmo del bajo de su composición, añadiéndole el trémolo en la melodía, que es lo que nos transporta al cielo cuando la oímos.

    Desde las junglas de Paraguay.Mientras vivió Agustín Barrios, alias Nítsuga Mangoré, no fue especialmente rico ni famoso, aunque ahora es un héroe nacional en Paraguay, y quizá en ello haya intervenido su deseo de hacer el indio en su época. Pero en 1995 un guitarrista australiano, de nombre John Williams, lanzó al mercado melómano un disco llamado From the Jungles of Paraguay, Desde las junglas de Paraguay, que consta de diecisiete delicias de las trescientas que compuso nuestro indio de corazón, y desde entonces todos los guitarristas han querido tocar sus obras, y nosotros escucharlas.

    Casos como el de nuestro héroe me confirman que lo de menos es lo que haya hecho en su vida, lo que haya dicho, sus inclinaciones políticas, o incluso culturales: lo que cuenta de verdad es su obra. Si buscamos cualquiera de ellas, desde Villancico de Navidad hasta Maxixe, o Sueño en la floresta daremos gracias por haber vivido para escucharlas.








    Nota bibliográfica.

    Si le gustó este libro, puede que disfrute leyendo los demás de la colección.

    Fábrica de cuentos es una antología de relatos en diez volúmenes que de género diferente estamos publicando desde 2014 a razón de un volumen cada tres meses en la Editorial El fantasma de los sueños, en papel, y en Amazon, en formato digital.

    Puede conseguir cualesquiera de estos libros en papel contra el precio de 10 euros, gastos de envío incluidos en toda España, excepto los números 5 y 7, de precio algo mayor, en la página web de esta editorial. La versión digital se referencia a continuación junto a su título, y vale €1 cada volumen.

    La colección consta de los siguientes tomos:
    1. Primer volumen: Temática libre: 21 cuentos variados de 21 autores de diversa temática.
    2. Segundo volumen: Temática libre. Diecinueve cuentos de magia, fantasía, terror y el culto de lo absurdo, siempre consiguiendo el arte.
    3. Tercer volumen: Cuentos románticos. Doce escritores contribuyen con una historia de amor cada uno.
    4. Cuarto volumen: Ciudades: diez autores nos cuentan la ciudad de su sueños en hasta 4500 palabras. 
    5. Quinto volumen: Fantasía. Once escritores nos presentan sus fantasías. €13. 
    6. Sexto volumen: ¡Tengo miedo!: en hasta 6000 pala­bras cada uno de los 9 autores nos hablan de sus terrores.
    7. Séptimo volumen: Historia, siete autores nos llevan a otros tantos momentos históricos en hasta 7000 palabras cada uno. 
    8. Octavo volumen: Ciencia ficción, nueve cuentos de hasta 8000 palabras cada uno. Es el libro más extenso de la colección.
    9. Noveno volumen: Humor, ocho cuentos y un ensayo de hasta 2000 palabras cada uno. Es este volumen.
    10. Décimo volumen: Biografía, hasta 2000 palabras cada uno. Tras un retraso de 3 meses, aparece finalmente en enero de 2017. Once escritores nos hablan de sus vidas favoritas.


    NOTA FINAL.- Aunque la antología consta de diez volúmenes, no descarto publicar en un futuro otros libros de varios autores.
    Si a ti, que lees esto, te gusta escribir no dudes en escribirme para explorar la posibilidad de publicar tu cuento en papel y digitalmente con nosotros. Los dos grandes temas que nos dejamos en el tintero son los cuentos eróticos y los infantiles (el alfa y omega de los cuentos), así que si te decantas por alguno de estos temas, cuenta conmigo para discutirlo, al menos.

    Volver