Volver

Viaje final.

Jesus Ángel.

Viaje final

Este libro es una fantasía sugerida por la predicción del libro de los mayas, de que el mundo se acabaría el 21 de diciembre de 2012. Felizmente no fue así, pero en los meses previos me lo pasé muy bien elucubrando con esa posibilidad. También es un canto al mar, a la navegación en solitario a la usanza de los viejos marinos, a la solidaridad, a la comunión con la naturaleza, al viejo del mar de Hemingway, a las veinte mil leguas del viaje submarino de Julio Verne, y a las Islas Canarias, en cuyo punto más alto ocurre parte de la acción de esta novela.

Índice

  1. Capítulo 1: Un sueño realizado.
    • La Trompeter.
  2. Capítulo 2: La primera salida de la Trompeter.
    1. El adiós a Europa.
    2. Rescate.
    3. Historia de Marion.
    4. La Palma.
    5. La despedida.
    6. Geneniève.
    7. Recordando la ruta del descubridor.
    8. Mensaje inesperado.
  3. Capítulo 3: ¡América, América! ¿Dónde estás?
    1. Una decisión importante.
    2. El salto del charco.
    3. Las dudas más horribles.
    4. La última navidad.
  4. Capítulo 4: La Reunión.
    1. Cambio de vida.
    2. Historia de Elisabeth.
    3. Una vida mejor.
  5. Capítulo 5: La cuna de la humanidad.
    • La isla de San Borondón.
  6. Capítulo 6: El padre Teide.
    1. Cayendo del guindo.
    2. Vilaflor.
Epílogo.

Como vemos, el libro está organizado en seis capítulos y un epílogo, de los que ofrezco la lectura de las seis páginas que forman el tercer subcapítulo del tercer capítulo, titulado ¡América, América!, ¿dónde estás?:


Fragmento:

Las dudas más horribles

Atlántico profundo,
a 22 de diciembre de 2012.

La goleta de Michel, la Trompeter, saliendo de su puerto base. El día había sido silencioso. Michel calculaba que que ya estaban a mitad de camino, seguramente sobre la Dorsal Mesoatlántica, o muy cerca de ella. Se trataba de una cordillera submarina de más de quince mil kilómetros de longitud de norte a sur que tiene de mil a tres mil metros de altura, que no obstante no llega a sobresalir del agua más que en algunas islas como las Azores o Islandia, pero que en su cresta tiene una hendidura muy profunda que la recorre casi enteramente.

Al atardecer, Michel empezó a mirar al mar con mucha aprensión. Tanta que a Marion no le pasó desapercibida su intranquilidad.



NOTAS.-
1Joder, joder!
2¡Me cago en la puta!



Si quiere leer las otras tres partes de este capítulo y los otros siete, puede pedir este libro a Amazon por sólo 0'89 euros.

Estoy seguro de que le gustará historia, y si acaso no fuera así­, estaré encantado en conocer sus críticas, sean positivas o negativas.



Volver