Volver

La diosa Aussie da imagen a la portada de este volumen.

Jesús Ángel.

Tricronía.

El segundo volumen de Transgresión tiene, a su vez, tres partes: 1 Aussie, 2 Irkulación, y 3 Música cósmica. En la primera parte asisistimos a la génesis de un continente y a la recuperación de una diosa, Aussie. La segunda parte trata de un planeta en una constelación lejana, a cuyo planeta vecino llega una expedición terrestre, que lo bautiza con el nombre del material más abundante en su superficie, el rodio. Los rodianos fundan una civilización un tanto anárquica, dividida en varios continentes que reciben nombres de mujer: Isa, Raquel, Aurora y Maria que no tienen nada que ver entre sí, al menos políticamente,  incluso el último está formado por miles de islas unidas políticamente con el curioso nombre de Confederación de Repúblicas Marianas. Pero son unidas por la papisa de la religión emergente, la Religión Cándida.

Esta parte también tiene un Censo de personajes para que el lector se oriente, pues los conceptos y personajes son tan variados como en el volumen anterior. Lo pongo a continuación:

Censo alfabético de personajes

Alberto: León común.
Alejo: Taxista madrileño.
Aussie: Nace con la historia, y va creciendo a lo largo de ella.
Cándido: Dios de Rodio.
Damil: Restaurador de los Jardines Colgantes de Babilonia.
Dios: Ser perfecto que todo lo puede. Asesora a Aussie.
Eke: Primera Sacerdotisa del Cuerpo de Juristas de Irkil.
Ernesto: granjero de La Tierra del Sur, establecido en El Brazo del Río Miseva.
Explorador: Compañero de Ernesto.
El Príncipe: La mayor autoridad de Irkil.
Fina: Esposa de Alejo, el taxista.
Indalecio: Maestro jubilado.
Irkil: Planeta del sistema de Pegaso. Hogar de los irkil.
Isa, Raquel, Aurora y Maria: Continentes de Rodio.
Liiva: Suma Sacerdotisa del Consejo de Sabios de Irkil.
Miseva: Río más largo y caudaloso de La Tierra del Sur. Hija de Aussie.
Osk: Sumo Sacerdote del Cuerpo de Juristas de Irkil.
Rodio: Planeta del sistema de Pegaso.
Sheba: Madre de Aussie.
Sombra: Compañera de Aussie en la primera parte del libro.
Summi: Primera Sacerdotisa del Consejo de Sabios de Irkil.
Vanessa: Cronista. Tutora de Indalecio.


Os incluyo un fragmento de este segundo volumen, la primera escena del primer capítulo:
Despertar.

Ella abrió lentamente los ojos.

―¿Dónde estoy? ¿Qué es esto?―, preguntó al ver el entorno desconocido y verse totalmente desnuda. Se incorporó hasta sentarse y miró lentamente su alrededor. ―¿Estoy en el cielo?

―No, todavía no―, oyó desde el centro de su mente. ―Estás en La Tierra del Sur. Sola, conmigo. Tengo que enseñarte muchas cosas.

―Ya no siento la angustia que tenía antes de morir.

―No, Aussie.  Ya no la sentirás más. Acabas de nacer por segunda vez.

―¿Aussie? ¿Me llamo Aussie?

―Ahora sí. Has nacido de mi cabeza, y tengo que ponerte varias pruebas para que madures y crezcas. Tienes que romper con todo lo anterior.

―¿Por qué sentía ese dolor?―, se tocó inconscientemente el pecho, justo en el sitio por el que la bala había taladrado su piel, su carne, su corazón.

―Te pesaba la vida, Aussie. Te dolía la existencia. ―, dijo la voz sin hacer caso de su gesto.

―¿Por qué ya no lo siento?

―Porque te lo he quitado yo, Aussie.

―¿Sigo viva, pues?

―Por ahora, sí.

Se encontraban a la sombra de un árbol, sobre el que ella inconscientemente había recostado su espalda, y buscaba con la mirada el sitio donde su interlocutor podía estar oculto, porque no lo veía, a pesar de estar escuchándole perfectamente. Aún algo atontada, había reaccionado a sus palabras, pero no se había planteado otras cosas más importantes, como dónde estaba él, porque era una voz grave de varón que no le era del todo desconocida, por qué la escuchaba desde todas las partes a la vez, a qué se debía la sensación de bienestar y de sentirse protegida que no le llevaba a desconfiar de nada, aunque sabía que estaba totalmente en manos de ese ser que le dedicaba esas palabras tan extrañas de bienvenida y que le acababa de cambiar el nombre.

Al buscar con la mirada a su interlocutor, no lo vio. Pero vio que estaba sentada en un césped muy tupido, bajo un pino frondoso, una especie que no conocía. La temperatura era muy agradable, y las nubes cubrían todo el cielo, dejando pasar un curioso rayo de sol por un hueco entre ellas. Ese rayo de luz daba en la orilla de una playa cercana, donde había olas suaves que invitaban a nadar.

―¿Quién eres? ¿Cómo te llamas? ¿Cómo he llegado aquí?

―Son muchas preguntas. Las respuestas las comprenderás a su debido tiempo. Harás lo que yo te diga, Aussie, y ten por seguro que todo se hará por tu bien. Soy Dios.

―¿Tengo que adorarte?―, dijo Aussie con una mueca entre cínica y temerosa.

―Te he traído de muy lejos, muchacha, desde otro mundo. Y harás lo que yo te diga. Aunque te puedo volver a dejar donde estabas. En aquel infierno nuclear.

Aussie recordó el Sol. Recordó su última voluntad. De modo que la habían enviado a su estrella, después de todo, para que luciera durante un nanosegundo. Pero aquel ser interfirió. Aquel ser que le hablaba la trajo a su mundo. Y ya no quería morir. Ahora estaba en paz con la vida. Podría suicidarse si no le convenía lo que aquel ser pretendía de ella. Pero antes tendría que saber qué era. Lo más extraño era que no se sentía vejada, incomodada, y, en el fondo, estaba encantada de estar allí. Le gustaba el entorno. El clima era agradable, no tenía hambre, no tenía sed. Seguramente aquel ser le había proporcionado ya todo lo que necesitaba, y se lo iba a dar siempre. Quizá ese ser no la dejase suicidarse. Alguien le había dicho una vez que nadie debería morir. ¿Quién era..? No, no podía recordarlo.

―¿Estoy entonces, Dios, bajo tu protección? ¿O soy tu esclava?

―Más preguntas, Aussie. Tendrás que contestártelas tú misma. Observa. Piensa, decide. Pero estás aquí para superar diez pruebas. Quizá no tenga que enumerártelas. Quizá las adivines. En caso contrario, yo te las propondré. 


Este libro ya no tiene música, a pesar de que trata del despertar de la diosa de la música.
Espero que te haya gustado este fragmento y que te haya motivado a comprar el libro. Si así lo haces, estaré encantado de leer y aprovechar las críticas que tengas a bien enviarme a mi dirección,  o a mi blog.






Volver